evaenero 27, 2012

Para San Valentín, con amor o sin él, ¿por qué no alquilar un apartamento?

Enero es un mes relajado para el viajero que puede aprovechar para revisar las fotos de las vacaciones navideñas… o para preparar el próximo viaje del calendario: ¿quizá una escapadita por San Valentín? O mejor una desconexión con todas las letras porque este año cae en martes y se puede alargar el fin de semana con un par de días extras.

Alquilar un apartamento es una buena solución para esta fecha romántica porque permite estar tan lejos de casa como se necesite para despertar la picardía, pero con la misma tranquilidad y comodidades de estar en ella.

Se puede llenar la nevera con los ingredientes de una cena afrodisíaca y cocinarla uno mismo, dejar a la vista lencería o algún juguete erótico sin miedo a que lo encuentren los niños o, por supuesto, dormir más allá del habitual horario de desayuno después de una noche agitada.

La fantasía es la que elige las características del alojamiento (jacuzzi, sauna, chimenea…) y el destino: capitales europeas para que también sea un viaje cultural, chalets cerca de la playa para paseos al anochecer como en las películas, casas en la montaña para alejarse de todo menos de la persona amada… Solo recuerda que es un viaje en pareja: aunque sea un regalo sorpresa, no elijas un lugar al que solo quieres ir tú.

Para los que no viven en pareja, San Valentín es lo más parecido a experimentar la convivencia haciendo una única maleta. Y para los que no tienen pareja, alquilar una casa con los amigos igualmente puede ser una manera de celebrar, no que se está enamorado, pero sí que se es parte de un grupo de gente especial.

Imagen: Migoa.

This entry was posted in Fiestas and tagged .